En esta ocasión nos gustaría hacer hincapié en cómo se vive la adicción en pareja.

Cuando una pareja convive unida, busca constantemente ser el complemento del otro, vivir amándose y respetándose, siendo el amigo, compañero fiel y el amante perfecto, tópicos que hacen que el amor sea más interesante o divertido.

El escrito que os vamos a desarrollar trata de ese momento en el que todas estas facetas que mencionamos se ven perturbadas por una enfermedad corrosiva y oscura llamada adicción.

Comenzaremos dando unas pautas de

¿Cómo detectar si el compañero fiel, amigo y amante tiene un problema adictivo?

Paso 1

La primera norma para poder detectar si nuestro compañero tiene una adicción será observar su conducta.

La mayoría de las veces la persona que no es adicta y no tiene un conocimiento sobre esta le cuesta detectarla, pues difícilmente el adicto la dejará ver, escondiéndose siempre tras una cortina de humo.

Siempre tendrá una respuesta con una excusa, ejemplo de posible conversación:

Pareja: “Te di el dinero para que pagaras el agua y el gas, y nos han devuelto los recibos sin pagar y la luz nos la han cortado.

Adicto: “Eso es problema de las oficinas. Yo estuve y pagué.”

Claro, inmediatamente se notarán bajadas de dinero, desaparecerán objetos que tengan valor y así, sucesivamente, el adicto se irá dando a conocer, pues en la mayoría de casos uno consume y el otro lo sufre. Hay casos donde ambos sufren la adicción y son realmente espantosos porque el sufrimiento, el odio y la agresividad conllevan a una ruptura o a acontecimientos muy duros

Pero hoy os hablaremos de cuando solo uno en la pareja es el afectado por esta enfermedad llamada adicción.

Paso 2:

El siguiente paso es estar muy atento a los movimientos del adicto.

La mentira será su mayor válvula de escape, se inventará innumerables maneras de eludir su responsabilidad, tendrá comportamientos raros, la relación se resentirá ya que los nervios harán mella en su humor haciéndolo muy variable, fumará en exceso… Será capaz de reír y llorar al mismo tiempo. Ese es el momento de hablar de una adicción ya avanzada.

Paso 3.

En este momento se les puede reconocer por un carácter frio y calculador.

Ojos tristes y mirada agresiva, o en otros casos perdida, según la personalidad tendrá uno u otro estado. Se hará el olvidadizo, por ejemplo:

Pareja“¿Has ido a la compra?

Adicto– “Eeeeh! Se me olvidó.”

¡Mentira! Fue a la compra pero de la sustancia no de la comida.

A todos aquellos que detectéis estas actitudes en la pareja, un familiar o un amigo, pedir ayuda a un profesional.

Yo, Carlos Castro, me pongo a vuestra disposición pues, con mi experiencia vivida y mi preparación como terapeuta alternativo, puedo sacar a aquellas personas de ese tormento llamado adicción a través de un tratamiento de desintoxicación.

En próximos posts, hablaremos de cómo detectar la adicción en los jóvenes adolescentes. Si, como padre, crees que tu hijo puede tener un problema, yo te ayudaré a descubrirlo.

Estoy a vuestra entera disposición.

Este escrito se lo dedico a todas aquellas personas carentes de lo más preciado LIBERTAD.

Carlos Castro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

CERRAR
Share This
karina-rando-karina

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.