¿Sabes que puedes prevenir tus enfermedades cambiando tu forma de pensar?


 

Tener una mente positiva te ayudará a tener una mejor calidad de vida. ¿Quieres eliminar y prevenir enfermedades?. Eres lo que piensas. Y los pensamientos que más influyen en tu entorno son aquellos a los que prestas atención y alimentas con las palabras, con la acción y con la reacción. Por eso es fundamental que tengas pensamientos optimistas y construyas una mente positiva. Te explico cómo se hace:

Está demostrado científicamente que todos los pensamientos que una persona tiene son vibraciones. Éstos generan unas órdenes y una información que recolecta el cerebro. Tanto éste como el cuerpo, almacenan la información que tú generas a través de tus pensamientos. Ellos no distinguen ni saben diferenciar si esa información es buena o mala, simplemente la procesan y la almacenan. ¿Dónde? En tus órganos y memorias físicas. Una contractura o enfermedad es un mensaje que tu cuerpo te está mandando. Te está indicando que algo no va bien. Si sabes transmitir el mensaje correcto a tu cuerpo puedes curarte de muchas enfermedades que sufres.

Por eso es fundamental que aprendas a pensar correctamente. El secreto de poseer una buena salud no es otro que el de tener una mentalidad positiva.

· Nuestros pensamientos afectan a nuestro cuerpo y puede provocar una enfermedad

Cada pensamiento que tienes influye directamente en tu organismo, tanto para bien como para mal. Por eso es posible que tu manera de pensar te pueda generar una enfermedad. ¿Cómo?. Te explico el proceso de una manera sencilla.

Tus pensamientos son un flujo de actividad eléctrica que se produce en tu cerebro. Concretamente es la interacción y comunicación que hay entre tus neuronas. Cuando el cerebro ha creado y perseverado un determinado tipo de pensamientos (alegría, tristeza, destructivos…) es el hipotálamo quien entra en acción. Éste crea hormonas de la misma naturaleza que los pensamientos de tu cerebro. Así es como aparecen las emociones. Es el hipotálamo quien envía a la sangre las hormonas cargadas del mismo carácter que los pensamientos. De esta manera tu cuerpo crea sensaciones. Por este motivo cuando pensamos tenemos como respuesta un determinado sentimiento (alegre, triste, nervios…). ¿Cuántas veces has pensado en alguien que hace mucho tiempo que no ves e inmediatamente te has puesto un poco triste?.

 


"El hipotálamo es el encargado de generar
las sensaciones en función
de los pensamientos que el cerebro tiene."

 

Cuando estás estresada, con prisas, ansiedad, miedo…el hipotálamo genera hormonas correspondientes a esa determinada situación. Puede ser de peligro, de defensa, de alerta... Esto tu cuerpo lo traduce como tensión en los músculo, acelera la respiración, paraliza procesos internos que no son vitales…Si esta situación la amplias durante horas, días o temporadas largas las consecuencias son fatales para ti y tu cuerpo. Tu organismo seguirá un patrón equivocado e inundará tu cuerpo de toxinas que te perjudicarán. A la larga esto desembocará en una enfermedad.

El estrés es uno de las enfermedades más comunes del siglo XXI. La gente cada vez está más acostumbrada a vivir con él sin saber el peligro que esto encierra. Descubre cómo los baños de sonido con gongs tibetanos pueden ayudarte a disminuir tu estrés.

Como ya te he comentado, los pensamientos son las órdenes que el cerebro manda al hipotálamo para que genere las hormonas correspondientes al estado mental que el cerebro tiene. Por esto que es fundamental controlar lo que piensas. Esto te ayudará a construir una mentalidad positiva.

Este proceso puede ser utilizado tanto para encontrarte mal como para encontrarte bien. Tener pensamientos de amor, confianza, seguridad…hará que tus emociones sean positivas. Esto influirá positivamente en tu cuerpo y en tu mente. Recuerda lo que decía Buda: Somos los que pensamos.

 

· Investigaciones de Masaru Emoto sobre el efecto del pensamiento positivo

Masaru Emoto ha realizado unas investigaciones muy interesantes en las que demuestra cómo influyen las emociones a los líquidos. Según la influencia que el agua recibe ésta es capaz de almacenar energía positiva o negativa. Para estos estudios recogió muestras de diversas aguas: de una fuente en una guerra, en el Tibet, en un manantial…y las expuso a todo tipo de música y audiciones (cubriendo un amplio espectro de diversos estados de ánimos y sentimientos). Luego congeló el agua resultante y examinó la estética de los cristales del agua a través de fotografías microscópicas.

 

Las formaciones cristalinas como las formas geométricas que hacen las moléculas de agua, son diferentes según el tipo de exposición que haya tenido. Se ha dado el caso de que el agua se pudre antes con las emociones negativas. Y, por el contrario, se mantiene totalmente potable con las emociones positivas. Lo más importante de este estudio es su gran impacto visual. Es decir, los resultados obtenidos por Masaru Emoto los puedes observar de una manera directa, viendo cómo se han transformado las moléculas del agua en función de la influencia externa. De esta manera te das cuenta de que el pensamiento no sólo es algo que está relacionado con la educación emocional sino que es algo importante, vital y sano para ti. Si continuamente te estás repitiendo pensamientos negativos éstos no solo no te ayudará en tu desarrollo personal sino que te impedirá conseguir tus metas. Tanto tu estado mental como físico se verán perjudicados.

 

"Cómo comunicarte con tu cuerpo
con una mente positiva."

 

Es importante que aprendas a comunicarte con tu cuerpo, que te detengas y le escuches. Aunque te resulte raro la mente siempre te puede engañar pero el cuerpo siempre te dirá la verdad.

Como ya sabes, todo aquello que piensas va a tener sus efectos tanto en tu cuerpo físico como en tu aspecto mental. Si tienes una mente positiva, si todos los mensajes que le transmites a tu cuerpo son de amor, alegría, seguridad, confianza…esto va a generar que seas una persona no sólo más optimista y alegre sino que gozarás de mejor salud que aquellas mujeres que sólo piensan en cosas negativas. Alejarás aquellas dolencias o posibles enfermedades que provienen de pensamientos negativos. Céntrate en pensamientos positivos y tu cuerpo te lo agradecerá. Por los enormes beneficios que te aporta tener una mente positiva, trabaja en comunicarte con tu cuerpo siempre desde el optimismo y el lado positivo de las cosas. Cuida tus pensamientos para que siempre vayan en esta línea. Aléjate de tus pensamientos negativos. Cambia hacia una mente positiva.

· Saber escuchar activamente a tu cuerpo y aprender de él

Muchas veces tanto el cuerpo físico que tienes, como las enfermedades que padeces son creadas por ti a través de tu pensamiento. Como bien sabes esto no es tan tajante. Es verdad que hay que tener en cuenta las herencias físicas que has heredado.

Por regla general las células quieren estar sanas. Cuando notan que algo no va bien, el cuerpo que es muy inteligente comienza a mandarte señales indicándote que sucede algo raro.

 

"Antes de tener una dolencia física
vas a tener dolencias emocionales."

 

Es todo un proceso, primero mental y después físico. Cuando ya tienes los síntomas físicos seguidamente tienes una afectación en un órgano determinado, hasta que posteriormente padeces una enfermedad. Por eso es muy importante saber escuchar al cuerpo. Él te ayuda a la hora de prevenir bloqueos físicos que pueden terminar en una enfermedad.

Muchas veces el cuerpo necesita comprensión. Sí, como lo oyes. Cuando estás enferma es porque no estás comprendiendo lo que le está ocurriendo a tu mente. A veces simplemente se trata de pararte y escucharte. Tanto a ti misma como a tu cuerpo. ¿Cuántas veces te has puesto mala por agotamiento?. El cuerpo comienza a mandarte mensajes de ciertas dolencias. Pero tú sigues con tu ritmo frenético diario sin querer escuchar a tu cuerpo. Es normal, tu día a día cada vez te exige más y vives en un estrés continuo. Pero llega un momento que tu cuerpo no puede más y necesita descansar. Cuando tu cuerpo no puede más es cuando te pones enferma.

Conservar ese estado de estrés durante mucho tiempo hace que tu cuerpo se resienta pudiendo incluso hasta llegar a padecer enfermedades graves. Para evitar estas situaciones extremas aprende a disminuir el estrés de tu vida mediante los cuencos tibetanos.

 

· Cómo crear pensamientos positivos y prevenir enfermedades

Para poder crear pensamientos positivos es fundamental que seas consciente del momento en el que estás viviendo y observar qué tipo de pensamientos están llegando a tu vida. Durante una semana empieza a ser consciente de lo que vives y de los pensamientos que tienes. No te asustes de los pensamientos negativos que puedes tener, una gran mayoría pueden ser destructivos tanto hacia ti como hacia las demás personas, hacia tu entorno…Esto tiene explicación ya que te han educado, al igual que a la mayoría de las mujeres, para que resaltes la crítica o aquello que no te gusta.

 

"No te han educado a generar un movimiento de activación y motivación. Por eso tienes que romper las estructuras educacionales. Olvidarte de aquello que te enseñaron de pequeña y empieza a generar nuevas estructuras de pensamiento para obtener una mente positiva."

 

Es por esto que es fundamente reeducarte.

 

· ¿Cómo te reeducas?

Cancelando. Cancela el pensamiento negativo. Consiste en no dejar entrar en tu mente ningún tipo de pensamiento que no sea positivo. Si has tenido algún tipo de pensamiento negativo, lo cancelas y generas un pensamiento positivo. Dirígelo a aquello que realmente quieres, enfócate en tus metas. El proceso que debes de realizar es el siguiente:

 

- Reconocer
- Cancelar y Transformar en algo positivo
- Reconducir el pensamiento a aquello que realmente quieres. Piensas en lo que necesitas

Hay que aclarar que pensar no significa solamente visualizar. Te tienes que enfocar al 100% en aquello que quieres y te hace sentir bien. Todo tiene que dirigirse hacia allí, así que tanto tu vocabulario, como las palabras que utilizas tienen que ser motivadoras, agradables y te tienen que impulsar hacia algo más positivo. Este es el principio para generar una mente positiva.

Necesitas el concepto de aquello que culturalmente está señalado como malo, porque eso te está enseñando. Te está dando la oportunidad de transformar tu pensamiento en algo mejor. Lo malo te está marcando el camino que no quieres recorrer. Observa aquello que no quieres y enfócate en aquello que quieres construir. De esta manera tu mente comenzará a cambiar y a ser más positiva.

 

 

Pensamiento positivo es una vida sana:
La salud de una mente sana


No hay que menospreciar el poder que tiene un pensamiento positivo. Sí, está claro que la solución a todos tus males no es éste pensamiento. Pero aunque te cueste trabajo creerlo, un pensamiento positivo sí puede solucionar la gran mayoría de tus problemas de salud.

 

"Si tu manera de pensar es positiva
tu salud y estado físico
pueden mejorar muchísimo."

 

¿Cuántos estudios han demostrando los efectos beneficiosos del placebo?. Porque es innegable que el poder de la mente tiene efectos muy importantes en tu salud. Si la persona que está enferma, confía en el efecto que le va a producir una determinada medicina, su estado de salud y actitud cambian radicalmente. Al estar más optimista y con más energía hace que su actitud ante su dolencia cambie. Esto al final se verá repercutido en su estado físico. Estará más entusiasmada, con más energía, más motivada…todas estas emociones van a influir positivamente en su estado de salud.

 

Por esto es fundamental que mantengas siempre en buen estado tu mente. ¿Cómo se consigue eso? Sencillamente cuidando lo que piensas. Si en tu vida abundan pensamientos positivos esto se verá reflejado tanto en tu cuerpo como en tu vida. Quizá lo más complejo no sea el tener pensamientos alegres, de amor, confianza, seguridad, optimistas…sino más bien el problema es mantenerlos durante un tiempo largo en tu mente.

Las personas optimistas se recuperan más fácilmente de cirugías y tienen su sistema inmune mucho más sano que el de las personas pesimistas. Es importante sentirte y creer que estás sana. Esto te ayudará a mantenerte así. De tal manera que pensar que las cosas saldrán bien ayuda a tu cuerpo a recuperarte y mantenerte sana.

 

 

El poder del pensamiento positivo:
Las leyes Principales


Ser consciente: Debes de ser consciente de lo que estás viviendo. La mayoría de las veces la mente piensa por pensar sin ningún fin determinado. Para que te hagas una idea un 80% de lo que tu mente piensa no lleva a ningún sitio. Sólo el 20% será pensamiento positivo o activo. Es decir, lo que tú vas a pensar o a manifestar. Por este motivo es importante que seas consciente de lo que estás viviendo en cada momento. Debes estar atenta a cada tipo de pensamientos que tengas y cambiarlo cuando sea necesario.

Ser constante: debes crear una línea de pensamiento y esta no se consigue saltando de una idea a otra. Si por ejemplo tú te estás enfocando en sanarte, debes de centrarte todo el tiempo en curarte, no en tu enfermedad. Pero no lo hagas pensando en qué te gustaría hacer cuando estés bien, sino debes pensar en el aquí y en el ahora. En qué estás haciendo ahora mismo para sanarte. Es fundamental la constancia y el poder de la repetición. Debes ser consciente de generar un pensamiento positivo y éste debe de nacerte de tu interior e invadirte. Tiene que ser algo que te creas. Si lo ves como una película, como algo exterior o si dices algo que verdaderamente no lo sientas no sirve. Este pensamiento debe ser constante, repetitivo y activo.

Siéntete agradecida: haz una lista amplia de las cosas por las que estás agradecida. No busques sólo grandes cosas, las pequeñas también sirven. De esta manera cuando estés triste o baja de ánimo, céntrate en esta lista de cosas positivas en vez de las cosas negativas que tienes en tu vida.

Evita usar un lenguaje negativo: se consciente de todas aquellas palabras que usas diariamente en sentido negativo. Esto, aunque no lo creas, te está condicionando y te está impidiendo poder desarrollar al cien por cien tu capacidad para conseguir una menta positiva.

 

 

Una mente positiva no es decir a todo que sí


Muchas mujeres piensan que tener un pensamiento positivo es decir siempre que sí.

Ser positiva no significa estar contenta, ni complacer a todo el mundo. Así, de esta manera una persona positiva puede dar su opinión aunque no sea la que quieren los demás. Una persona positiva en su sentido más amplio no se limita por aquellas cosas que sabe que no va a conseguir. Sino que se centrará en aquellas cosas que esa limitación le va a aportar. No es cuestión de creer en lo bueno y en lo malo. Ser positiva consiste es en sacar lo mejor de cada situación. Ser consciente de lo que estás viviendo y lo que te rodea en cada momento y saber aprovechar lo mejor de cada situación. Cultiva tu mente positiva.

 

Consecuencias de un pensamiento negativo en nuestro cuerpo


Cuando tienes un pensamiento negativo éste suele ser circular, es un pensamiento que se repite constantemente. Es lo que en la terapia llamamos “la loca de la casa” porque te enturbia la mente y no te deja reaccionar. Te bloquea. Continuamente te repites cosas que no te aportan nada. Al contrario, te hunden y te debilitan tanto física como mentalmente. Pensamiento como “ella es mejor que yo”, “eso no es para mí”, “no me lo merezco”, “yo no soy capaz”…no te ayudan para nada. Este tipo de pensamientos hace que entres en una espiral y que te resulte muy difícil salir de ese bucle. Quedas atrapada en una espiral de pensamientos no positivos. Estos pensamientos tóxicos te están limitando continuamente. Esto hace que nada de lo que hay en tu vida funcione correctamente. Todo se va tornando cada vez más gris hasta el punto de poder caer en una depresión o cualquier otro tipo de enfermedad.

Cuando sufres una depresión tanto tu estado mental como tu estado físico cambia. Debes cambiar primero tu estado emocional para posteriormente ir cambiando tu salud. Saber identificar una depresión es el primer paso para salir de ella. Una vez que la identificas es más fácil luchar contra ella. Descubre cómo superar la depresión mediante los gongs tibetanos.

Por eso es muy importante que te pares, que seas consciente de la situación que estás viviendo y rompas ese círculo de pensamientos negativos que tienes. Cancélalos. Es el momento de cambiarlos por otros más alegres, que te den fuerza y energía. Tanto tu mente como tu cuerpo te lo agradecerán. Empieza a construir tu mente positiva.

 

· Principales dolencias físicas de un pensamiento equivocado

Las primeras dolencias que puedes notar cuando tienes pensamientos negativos o equivocados son:


· Cansancio
· Falta de sueño
· Dolores de cabeza
· Apatía
· Dolencias mas fuertes
· Estreñimiento
· Contracturas en la espalda

· Temblores, mareos y vértigos

 

Por regla general te cuesta descansar bien y estás más irritada que de costumbre. Cualquier comentario de los demás lo consideras un ataque directo hacia ti. Tienes más ganas de discutir porque te sientes ofendida en todo momento. Te resulta inevitable estar constantemente comparándote con los demás.

Estas son las primeras dolencias que notarás cuando tienes pensamientos equivocados.

 

"Muchas veces este tipo de pensamientos
negativos puede desembocar
hasta en el bloqueo de un órgano."

 

Si tienes miedo en tu enfermedad, si tienes miedo a que algo malo se repita en tu vida, si vives una situación traumática, continuamente estás pensado en eso y la estás alimentando puedes crear una enfermedad grave. Se puede crear un cáncer a partir de un pensamiento negativo. Crea una actitud positiva, fija tus metas en mantener en tu cabeza siempre pensamientos alegres y positivos.

 

 

Reto Karina Rando:
Transformar nuestros pensamientos, conseguir una salud mejor


Hemos estado hablando durante todo el artículo sobre los beneficios que tiene ser una persona optimista y tener una menta positiva. Así que es el momento de ponerte en marcha para conseguirlo.

El reto que te propongo es que durante tres días pienses en positivo. Si piensas en negativo cancela el pensamiento y rectifícalo. Táchalo. Para que te sea más fácil hacerlo, imagínate que coges ese pensamiento que no es positivo, lo arrugas y los tiras a la papelera. Una vez que lo has tirado y eliminado de tu vida, sustitúyelo por otro más optimista.

Para que te resulte más sencillo lo puedes realizar en los siguientes pasos:

  • El 1º día: Sstituyes el pensamiento negativo por otro positivo.
  • El 2º día: Genera pensamientos positivos y potencia aquello que te motiva y quieras conseguir.
  • El 3º día: Verbalízalo al exterior. Di frases positivas y constructivas. Hazlo en voz alta para que sientas las vibraciones y tomes consciencia de este pensamiento positivo.

Son tres días de pensar, sentir y ser positivo. Ya verás como notas los cambios.

¡Ser feliz sólo depende de ti!

 

 

Karina Rando

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

CERRAR
Share This
karina-rando-karina

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.