3 Consejos para sentirte mejor contigo misma


La rutina, el día a día, la dejadez…son causas que pueden hacer que pierdas la conexión contigo misma. Te sientes apática y sin motivación. No sabes muy bien por qué te encuentras en ese estado. No ha pasado nada en tu vida que justifique ese malestar contigo misma pero notas que algo no va bien. ¡Incluso te has dejado de arreglar!

 Muchas veces esta desconexión contigo está ocasionada por querer contentar siempre a todo el mundo. No eres capaz de decir no y priorizar tus intereses. Esto, inevitablemente te genera un malestar interno, ¡siempre estás a disposición de los demás!. Eres el comodín que todo el mundo utiliza según su interés. Dejas de ser tú la prioridad para que lo sean las personas de tu círculo.

Pero también ocurre que cuando eres tú esa persona que deja que el resto de la gente le haga las cosas, te sientes mal. Te vuelves cómoda y tu pareja, padres, hijos o amigos hacen las cosas por ti. Esto te genera malestar porque no estás haciéndote responsable de tu vida.

 

Recupera tu seguridad y bienestar


¿No es el momento de tomar las riendas de tu vida y empezar a sentirte bien contigo?

Para que vuelvas a ser la misma de antes, tan real y auténtica como hace tiempo, te propongo tres consejos con los que recuperarás tu identidad y conseguirás sentirte mejor.

  • Recuerda un momento fantástico, donde te hayas sentido plena, feliz y donde podías dar tu opinión sin problema. Estabas segura, tanto dando tu opinión, como recibiendo el feedback de tu entorno. Recordar esos momentos en los que te sentías tan llena te va a ayudar a aumentar tu seguridad. Tu mente va a traer al presente esa sensación que tenías en esos momentos. Va a recordar que tú fuiste fuerte y segura.
  • Crea gratitud. Aunque ahora mismo no seas capaz de descubrir ningún motivo por los que dar las gracias, seguro que te están pasando cosas, aunque sean muy pequeñas. Te prometo que hay motivos por los que estar agradecida. Ver el atardecer, tomar un café con una amiga, leer un rato ese libro que tanto te gusta…Da gracias por lo que estás viviendo. Por tu salud, familia, amigos, trabajo…lo que sea. Lo fundamental es que cambies tu forma de sentir y actuar. Sé consciente de la cantidad de cosas que tienes por las que dar las gracias. Haciendo esto ayudas a que tus emociones, químicamente, empiecen a cambiar en tu cerebro. Siendo agradecida conseguirás un estado de plenitud y te sentirás mejor contigo misma.
  • Piensa qué puedes cambiar en tu día a día. Este es quizá el punto más importante. Debes de ser consciente de las cosas que estás haciendo ahora mismo. Ya conoces la ley de “acción-reacción”. Si siempre haces lo mismo obtendrás los mismos resultados.

Haz cosas diferentes, por muy pequeñas que sean. Cambia pequeños hábitos y conseguirás que tu día funcione de una manera distinta. No hace falta que te hagas grandes promesas que sabes de antemano que no vas a cumplir. Olvídate de esas metas que no te motivan lo suficiente. Comprométete con cosas reales, auténticas, del día a día, del momento en el que vives.

¡Tú lo puedes conseguir!, sólo debes de empezar a cambiar pequeños hábitos.

Recuerda que tu vida depende de ti. Ahora es el mejor momento de empezar a sentirte bien contigo misma.

 

¡Ser feliz sólo depende de ti!

 

Karina Rando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.

Share This