Conecta contigo misma con la vibración de los cuencos tibetanos.

A través de los cuencos tibetanos puedes  eliminar el estrés, conseguir el equilibrio y la paz que hace tiempo que has perdido. Las mujeres que sufren mucho estrés suelen tener numerosas contracturas. Por esto, no solo es aconsejable hacerse baños de sonido sino también masajes relajantes a través de los gongs y cuencos tibetanos para armonizar las 3 partes: mente, cuerpo y emociones.

Tu vida está llena de obligaciones. La familia, el trabajo, la casa…tu día a día está inmerso en un ritmo frenético del cuál es casi imposible salir. 24 horas se te quedan cortas. El estrés se ha convertido en tu compañero habitual y, lo peor de todo, es que has olvidado cual era la sensación de estar tranquila y en armonía contigo misma.
¡Qué mejor manera de eliminar tu estrés tumbándote en una camilla y hacerte un masaje relajante de sonido!. Son multitud los beneficios de este tipo de terapias ofrece. Uno de éstos es  la desaparición del estrés  a través de la relajación.

 

Si aún no Conoces el poder oculto de la vibración de los Gongs Tibetanos, te recomendamos el artículo de: BAÑOS DE SONIDO DE GONGS PARA EL ESTRÉS

 

Los cuencos tibetanos se utilizan tanto para la relajación, la meditación e incluso la sanación porque influyen en diversos niveles como es el espiritual, mental y emocional. De esta manera consiguen cambiar tu frecuencia interna y modifican tus chakras, transformando así el estado en el que te encuentras. Con este tipo de terapias si estás triste, estresada, enfadada…consigues cambiar tu ánimo, serenarte, alcanzar el bienestar y tu paz interna.  Los sonidos encuentran los bloqueos energéticos que tienes tanto a nivel emocional como mental y los deshacen provocando un estado de relajación y calma.

¿Te está gustando este artículo? Haz un “ME GUSTA” y únete a la comunidad Karina Rando. Cada semana te enviaré consejos, artículos y retos para que te sientas mejor contigo misma y tengas una vida mejor.

 


La cuencoterapia o la terapia con cuencos tibetanos es una disciplina que forma parte de la sonoterapia. Mediante sonidos se busca generar una mejoría en la persona a distintos niveles. Si recibes una sesión experimentas un bienestar a nivel físico, espiritual, energético y/o emocional. Aquí reside los beneficios de esta disciplina. El poder  que tiene tan grande de modificar internamente tu estado. ¿Quieres saber exactamente en qué consiste?. Te lo explico.

¿Qué son los cuencos tibetanos?

Los cantores, como también son conocidos, son unos tazones que se fabrican artesanalmente y tienen la propiedad de imitar sonidos de la naturaleza. Se utilizan para meditar, viajes astrales, ritos ceremoniales, despertar de la conciencia y equilibrio de los chakras. Es por esto que son usados como métodos de relajación, meditación y curación, como te he comentado anteriormente. Consiguen trasladar tu cuerpo a un estado de bienestar y paz ya que son una vía muy rápida de hacer desaparecer el estrés que acumulas.

Históricamente los cuencos han sido fabricados en el Tibet, Nepal, India, China y Japón.

Su composición está formada a partir de la aleación de 7 metales. Cada uno de estos metales simboliza a un planeta. De esta manera tenemos que:

· Oro = Sol
· Plata=Luna
· Mercurio=Mercurio
· Hierro = Marte
· Plomo = Saturno
· Estaño = Júpiter
· Cobre = Venus

La composición de los cuencos tibetanos dependerá en gran medida también del lugar donde se fabrique, ya que en las zonas budistas se pueden encontrar cantores formados por doce metales que son los más importantes para el budismo.

Normalmente el diámetro de los cuencos está comprendido entre 5  y  35 cm. Su  peso puede variar desde 150gr hasta varios kg. Lógicamente puedes encontrarte cantores con tamaños y peso diferentes.

terapia-sonido

Los sonidos emanados de los cuencos van a depender no solo de la composición metálica del tazón, sino también del espesor del mismo, la forma, el peso y cómo se utilice la baqueta. El sonido que se obtiene de él puede ser más grave o agudo dependiendo de cómo se golpeé.

Hay tres maneras de tocar los cantadores:

1.- Dando un golpe con la baqueta como si fuera un tambor.
2.- Frotando la baqueta por la parte externa superior del cuenco.
3.- Tocando el cuenco con los nudillos. Este sonido es similar al producido por una baqueta de fieltro.


Según sea golpeado el cuenco tibetano tendrá un efecto u otro sobre la persona que está recibiendo el masaje sonoro. Es por esto que no todo el mundo puede realizar este tipo de terapias alternativas. Se debe saber muy bien qué sonido se quiere conseguir, qué efecto y como realizarlo.

 

Los cuencos tibetanos en la vida actual

Los cuencos tibetanos deberían de estar presente en tu vida diaria y ser un elemento común de todas las casas por los numerosos beneficios que aportan.

Parte de estos beneficios que puedes obtener al incluir un cuenco tibetano en tu vida,  es  la facilidad con la que puedes meditar, la generación de buen ambiente, se trabaja el bienestar de la casa, aporta armonía no solo a las personas sino a tu entorno…

Tú misma puedes conseguir eliminar tu estrés y conseguir un estado de relajación que te lleve a recuperar tu paz interior y armonía. Existen talleres en los que te enseñan cómo utilizar los cuencos tibetanos:  mira el Taller de Cuencos que te propone Karina Rando

 

vibracion-armonica

Es importante mencionar que son muy recomendables para los niños también. Porque como bien dicen “música amansa a las fieras”. A través de baños de sonidos los niños consiguen serenarse tras una discusión, relajarse cuando se encuentran muy nerviosos y es más fácil establecer un diálogo con ellos.

¿Cómo elimina tu estrés la vibración del sonido de los cuencos?

Cuando te encuentras mal ya sea por una dolencia, estrés, ansiedad… es señal de que hay una disonancia en tu cuerpo, es decir, que hay alguna parte de ti que no está en armonía o bien con el resto de tu cuerpo o con el mundo que te rodea. Para poder sentirte nuevamente bien es necesario volver a ajustar la “frecuencia” que está disonante. Tu cuerpo es como una radio, hay veces que necesitas volver sintonizar tu emisora porque se han producido interferencias. Y aunque no lo creas, continuamente estás sufriendo interferencias de todo tipo en tu día a día que hacen que sin darte cuenta vayas perdiendo tu equilibrio interno. Es por esto que gracias a terapias como los cuencos tibetanos es posible de una manera muy sencilla y fácil eliminar todas aquellas notas discordantes que hacen que no te sientas bien.  El estrés es uno de los mayores problemas que tiene la sociedad de hoy en día, a través del sonido de los cuencos encuentras el camino directo para alcanzar la relajación y recuperar tu equilibrio y serenidad.

¿Cómo es posible?

Todo objeto en el universo tiene una determinada frecuencia o vibración. El principio en el que se basan los cuencos tibetanos, así como otras terapias de sonoterapia, es el principio de la resonancia. Éste se fundamenta en el poder que tiene una frecuencia de modificar a otra frecuencia. Es decir, una vibración más armónica e intensa puede influir en otra que sea más débil o menos saludable. Todos los seres vivos tienen y emanan una determinada frecuencia.  Las ondas de un  cuerpo pueden producir esas mismas frecuencias en otro cuerpo.  Por este motivo, cuando una mujer pasa mucho tiempo con otra mujer (ya sea compañera de piso, de trabajo, amigas, pareja…) los ritmos hormonales de ambas se ajustan porque entran en resonancia. De tal manera que la frecuencia producida por los cantores, es la que va a modificar y a equilibrar tu resonancia eliminando la ansiedad y el estrés que tienes.

Este tipo de vibraciones que produce el sonido de los cantores es capaz de modificar tus ondas cerebrales pudiendo entrar de esta manera en diferentes estados de tu conciencia.

Te cuento cómo:

Existen diferentes tipos de longitudes de onda cerebral que están estrechamente relacionados con los estados de conciencia. De tal manera que si se modifica una longitud de onda cerebral tendrá una repercusión directa en tu estado. Las neuronas generan unos impulsos electro químicos que se transforman en las ondas cerebrales que pueden ser observadas mediante un encefalograma. Existen cuatro tipos de ritmos cerebrales que son:

1.     Delta: entre 0.2 y 4 Hz. Este ritmo es el encargado del descanso total y del sueño profundo. Se corresponde al hemisferio derecho.

2.     Theta: entre 5 y 7 Hz. Está vinculado con niveles mentales muy profundos. Es el encargado de la fase REM del sueño y es en el proceso onírico donde se puede observar. Es del hemisferio derecho.

3.     Alfa: entre 8 y 14 Hz. Es un estado de meditación, hipnosis pero nunca se llega a perder la conciencia. Es cuando existe un mayor rendimiento del cerebro, aumentando los sentidos y se llega a un estado de tranquilidad, intuición, descanso…En este estado es donde se trabaja el nivel mental. Corresponde con el hemisferio derecho.

4.     Beta: entre 15 y 30 Hz. Aquí es cuando se produce un menor rendimiento cerebral. Corresponde al estado analítico y la lógica. Los cinco sentidos (tacto, gusto, olfato, vista y oído) se encuentran unidos a los ritmos Beta del cerebro.

que-son-cuencos-tibetanoscuenco-equilibra-chakras

Es por esto que un determinado sonido puede tener la propiedad de cambiar tu estado. ¿Cuántas veces has escuchado un sonido que te ha puesto nerviosa o que por el contrario te ha tranquilizado?. Todo está en la frecuencia del mismo.  No hay que olvidar que la mayoría del cuerpo humano es líquido y como bien sabes el sonido viaja cuatro veces más rápido por el agua que por el aire.

Además es necesario resaltar la importancia de los armónicos que se producen cuando se genera un sonido. Éstos tienen unos beneficios muy saludables tanto para tu cuerpo como para tu campo energético. Aunque haya frecuencias que el ser humano no es capaz de escuchar sí influyen positivamente en ti.

 

Terapia del sonido: propiedades terapéuticas de los cuencos tibetanos

Las vibraciones producidas por los cuencos tibetanos trabajan en distintas profundidades tanto a nivel emocional, físico, cutáneo, óseo, astral… hacen un masaje interno del cuerpo que proporciona numerosos beneficios. Su sonido te permite alcanzar un estado de paz, equilibrio y bienestar. Tras un baño sonoro también consigues una mayor claridad mental por lo que tu capacidad creativa aumenta y tu poder de concentración.

Tumbarte en la camilla, cerrar los ojos y centrarte en el sonido que se produce al golpear o frotar un cuenco tibetano es la esencia del baño sonoro. También puedes disfrutar de un masaje sonoro con los cuencos tibetanos y sentir la armonía tanto a nivel emocional, espiritual, físico y mental que se consigue a través de las vibraciones que éstos generan. El terapeuta va jugando tanto con la intensidad del sonido que se produce como con la proximidad del cuenco al cuerpo. Cada vibración entra en tu cuerpo haciendo un leve masaje que te proporcionar un estado de relajación absoluto. Eliminas todas las preocupaciones que te provocan ansiedad y estrés.

golpeando-cuenco

Y es que tras realizarte este tipo de terapias es frecuente que te sientas más centrada, serena, con una mayor claridad y más creativa. Vuelves a recuperar la paz contigo misma y la calma que habías olvidado que tenías. Te despojas del estrés y la ansiedad y la cambias por un estado armónico y equilibrado.

El masaje de sonido también ayuda a que los sistemas biológicos funcionen mejor. Calman la mente y el cuerpo teniendo a su vez efectos emocionales que influyen en los neuro-péptido y los neuro-transmisores reforzando tu sistema inmunitario.

Esta es una de las mejores terapias alternativas para la mujer del siglo XXI que tiene que lidiar con muchas obligaciones diarias. Porque te aportan un aumento de energía y fuerza para poder llevar mejor tu día a través de la meditación y la relajación que los cuencos tibetanos te ofrecen.

 

Aumenta tu energía vital y armoniza los chakras con los cuencos

Como hemos comentado anteriormente el masaje con cuencos tibetanos te ayuda a liberarte de bloqueos que tengas, así como frustraciones, ansiedad, tristeza… Estos desbloqueos se producen de una manera muy natural y poco agresiva lo que te genera un gran bienestar y liberación. Vacías tu “maleta” de aquello que te estaba haciendo daño y consigues despejar tu mente. La energía positiva te atrapa y vuelves a recuperar tu esencia y armonía.

Todo esto es posible ya que el eje central de la sonoterapia, dentro de la cual se encuentra la terapia de los cuencos tibetanos, es la energía.

La kundalini es para los hinduistas y budistas una energía invisible que se encuentra en el cuerpo humano y está representada simbólicamente por una serpiente que permanece enroscada en la zona del perineo y corresponde con el primero de los chakras.

A través del sonido que producen los cantores, los chakras se abren para que la kundalini circule por todo el cuerpo.

¿Sabes qué son los chakras?

Son centro de energía que tiene el ser humano y que están asociados a las 7 partes principales del cuerpo: corona, tercer ojo, garganta, corazón, plexo solar, sacro y raíz. Para el correcto “funcionamiento” del cuerpo todos los chakras deben de girar en el mismo sentido. El cierre o apertura de los chakras van a depender de la energía y según sea ésta así será el bienestar tanto físico, espiritual y mental de la persona.

Los cuencos hacen un efecto sonoro que afecta a tus órganos y a la vibración que te rodea. Si tienes un bloqueo en un chakras esta vibración va a provocar que se deshaga y vuelva a su frecuencia correcta.

Existe una relación entre el chakra y el tipo de cuenca tibetano. Según sea el diámetro de éste influirá sobre unos chakras u otros.

· Cuencos pequeños de 7 a 15 cm: tienen un sonido muy fuerte e influyen a un chakra menor.

· Cuencos de 16 a 18 cm: el sonido es menos agudo que el anterior y sirve para equilibrar los 7 chakras.  Se utilizan para estimular el Chakra Estrella de Alma (situado por sobre el Chakra coronario) el Chakra Corona, el Chakra del Entrecejo y el Chakra de la Graganta.

· Cuencos de 20 a 25 cm: este cuenco es específico para realizar meditación, así como relajación y visualización. Es idóneo para pronunciar el sonido OM.

· Cuencos más de 30 cm: con este tipo de cantores se elimina el estrés de manera rápida y eficaz.  Tiene la capacidad de equilibrar los chakras físicos y los que están en el aura. A la par que el sonido produce una vinculación con el chakra de la tierra.

Una vez que consigues la armonía en tus chakras tu estado tanto físico, mental y emocional queda relajado. Por esto es tan recomendable este tipo de terapias para las mujeres que sufren estrés o ansiedad.

 

¿Qué efectos notas tras salir de un baño de sonido con cuencos tibetanos?

Los baños de sonido provocan que salgas como flotando de la consulta, sensación de liberación y tranquilidad.  Tu cuerpo y tu mente se liberan y eliminas todo el cansancio que habías acumulado. Estimula tu concentración y aumenta tu creatividad.

vibracion-sonido-gong

No solo ves el efecto en el momento del baño de sonido sino que sus síntomas duran entre 3 y 7 días. Se nota en el descanso y vitalidad que se tiene. Tu mente está más despejada, te sientes más positiva, con mayor claridad. Recuerda que has recuperado tu “frecuencia” y todo tus chakras están en armonía. Has recuperado tu paz interior.

La especialista Karina Rando te recomienda que si eres una mujer con mucho estrés te realices no solo  baños sino también masajes relajantes a través de los cuencos tibetanos durante 3 semanas. Una vez a la semana con gongs y tings para armonizar tus 3 partes: mente, cuerpo y emociones. Sin duda, notarás los resultados.

 

¡Ser feliz solo depende de ti!

 

Karina Rando

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

CERRAR
Share This
karina-rando-karina

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.