¿Qué es realmente una emoción considerada como tóxica?

Son sensaciones que nos envuelven y se comportan como un virus. Podríamos comparar una emoción tóxica con esa bacteria que nos genera el virus que tan mal nos hace sentir mientras estamos enfermos.

En conclusión, las emociones tóxicas son esos sentimientos que nos impiden ser felices con nosotros mismos.

¿Cuál podría ser un ejemplo de una emoción tóxica? Pues, por ejemplo, una de las emociones tóxicas más perjudiciales para nosotras es la de no quererse a una misma o la de criticarse constantemente. Estas emociones nos destruyen, son una forma de “fustigarnos” a nosotras mismas y machacarnos por errores o inseguridades que tenemos en nuestro día a día.

“Tonta”, “inútil”, “qué torpe eres”, “qué mal haces las cosas”,… todas estas afirmaciones que muchas veces nos decimos y repetimos una y otra vez a nosotras mismas son emociones tóxicas que van debilitando nuestra autoestima de forma grave. Evita criticarte constantemente y conseguirás alejar de ti tus emociones tóxicas.

Si quieres saber más sobre las Emociones Tóxicas aquí van 6 CONSEJOS PARA EMPEZAR A ELIMINAR LAS EMOCIONES TÓXICAS 

¿Cuáles son las principales emociones tóxicas que sufrimos?

Son muchas y muy variadas las emociones consideradas tóxicas que podemos vivir en nuestra piel, pero queremos destacar estas cinco y ayudarte a afrontarlas:

 

La Ansiedad

Ésta aparece cuando sientes que se acerca una amenaza, una situación que sabes que no va a ser cómoda y la visualizas de forma negativa. La ansiedad nos ayuda a enfrentarnos a este tipo de situaciones pero el problema es cuando la ansiedad se convierte en algo crónico, en un temor irracional o excesivo ante determinadas situaciones. Esto ya es una emoción tóxica.

 

Enfado

Cuando un enfado no se sabe manejar y se convierte en violencia o en un factor destructor para ti y los que te rodean, el enfado se convierte en una emoción tóxica. Todos nos enfadamos alguna vez, pero solemos canalizarlo correctamente. Si perdemos los papeles, será tóxico.

Angustia

Diariamente enfrentamos  situaciones que pueden generar en algún malestar y esto es totalmente normal. El problema surge cuando éste se convierte en una constante. La angustia puede produce malestar, incomodidad y depresión. Cuanto más tiempo pases en este estado, más tóxica se volverá esta emoción.

 

Envidia

Es un sentimiento que intoxica tus relaciones interpersonales y la forma de conectar con quienes te rodean. El envidioso tiene una gran dificultad para celebrar los éxitos de los demás.

 

Culpa o crítica

Esta emoción atenta mucho contra nuestra felicidad y bloquea nuestra capacidad de disfrutar de la vida. Localiza estas emociones tóxicas y frénalas a tiempo para que no limiten tu vida y te priven de felicidad.

 

Ten cuidado con las personas que te rodean:
Libérate de las personas negativas (personas tóxicas)

 

Tenemos que tener en cuenta que, en nuestro día a día, no hay solo emociones tóxicas, también podemos encontrarnos con personas tóxicas, con ese tipo de personas que no nos aportan nada en nuestro día a día. Solo aportan destrucción, tanto en ellas mismas como en las personas que les rodeamos.

Las personas negativas tienen el defecto de verlo todo “negro”. Da igual lo que les digas que siempre verán el lado negativo, lo malo, lo oscuro, justo aquello que los demás queremos evitar.

Esta actitud lo único que hace es agotarnos, frustrarnos y desgastarnos. Por eso decimos que las personas tóxicas no pueden aportarnos nada y nosotros tampoco a ellos. Tenemos que alejar a las personas tóxicas de nuestra vida y no gastar energía en algo o alguien que no nos va a generar más que aspectos negativos.

 

¿Cómo podemos detectar a las personas tóxicas?

Emociones Tóxicas: El enfado

Aquí tienes 5 rasgos básicos que te ayudarán a localizar y evitar a este tipo de personas:

1.     Hablan continuamente y en exceso de sí mismas, olvidándose de las personas que tienen a su alrededor.

2.     Su discurso está construido a través de quejas y pesimismo, sea lo que sea de lo que se habla.

3.     Son personas que enseguida asumen el rol de víctima, pretenden ser el centro de atención constantemente y no pasan desapercibidas.

4.     Toman la actitud de que el mundo está en su contra.

5.     Son personas que roban la energía de los demás cada segundo, contaminando su pesimismo.

 

Cómo romper las limitaciones y lograr ser tú misma en todo momento

Los sintomas de las emociones toxicas

Lo primero que tenemos que tener en cuenta en todo momento es que NOS PASAMOS LA VIDA CONOCIÉNDONOS A NOSOTRAS MISMAS.

Esto es un hecho que no podemos negar. Nunca nos conocemos al 100% porque siempre aparecen en nuestra vida circunstancias o situaciones nuevas a las que nos tenemos que enfrentar y que nos enseñan una nueva faceta de nosotras mismas.

Teniendo en cuenta esto, debemos de saber que, además de la parte de conocimiento continuo que hay en nosotras, también tenemos otra parte de nuestra vida que convertimos en rutina, que nunca cambia y se mantiene estable. Por este lado es por donde surgen las limitaciones. Limitaciones que provienen de las rutinas.

En esta rutina, empezamos a ver que no es todo como nos gustaría. Nos damos cuenta, en muchas ocasiones, que no llevamos la vida que siempre habíamos querido y que estamos rodeadas de rutinas y limitaciones que nos hacen caer en emociones tóxicas y nos impiden ser nosotras mismas.

En este momento es cuando nos damos cuenta de que tenemos que cambiar, de que podemos, queremos y deseamos cambiar esas limitaciones de nuestra vida.

Entonces, a través de ayuda y de terapia, empezamos a escarbar en eso que nos genera negatividad, rutina y limitación. Y, poco a poco,  vamos descubriendo qué es lo que queremos y lo que no, lo que nos gusta y lo que no, lo que nos ilusionaba y en lo que realmente se ha convertido,…

 

Cómo ser yo misma si no sé quién soy: recomendaciones para ser tú misma

Si hemos llegado a ese punto de limitación y rutina, de haber perdido la ilusión y queremos volver a ser nosotras y no a lo que la sociedad nos ha arrastrado, tenemos que tener muy claro el siguiente punto: Tenemos que aprender a ver la realidad.

¿Y qué significa esto? ¡Muy fácil! Tenemos que aprender a gestionar nuestras expectativas, tanto nuestras propias como las expectativas que tenemos del mundo que nos rodea.

 

Controlar nuestras expectativas nos ayudará a evitar frustraciones innecesarias

 

Hay veces que somos muy exigentes con lo que tenemos alrededor. O al contrario, no le pedimos nada a la vida. Existen ambos extremos, los dos de ellos erróneos y tenemos que evitarlos. Tenemos que aprender a establecer los límites de dónde está nuestra felicidad: qué necesitamos para ser felices y qué realmente no nos hace falta para ello.

La única forma de saber eso es VIVIR, ponernos a prueba cada día y ver si eso que hemos hecho hoy nos ha emocionado, ilusionado y generado felicidad o, por el contrario, no lo necesitábamos tanto como inicialmente pensábamos.

 

Viviendo es como se sabe qué es lo que esperamos de nuestra vida

 

Busca lo que te gusta y persíguelo. Reconoce lo que no te gusta y evítalo o soluciónalo. Esa es la fórmula secreta para ser nosotras mismas.

 

Reto Karina Rando: Romper limitaciones mentales

Muchas veces nuestra frase favorita y la que más repetimos es la de “yo no puedo” pero, muchas veces, detrás de esta frase se esconde la realidad. ¿Y cuál es la realidad? La realidad es que en realidad se trata de un “yo no quiero”. Es decir, no es que no puedas, es que no quieres o que te da miedo intentarlo pero poder, podemos todos. Eso nunca lo dudes.

Como atacar a las emociones tóxicas

El reto que proponemos para esta semana consiste exactamente en esto, en remangarnos las mangas de camisa y enfrentarnos a esa situación en la que normalmente siempre nos escondemos tras el “no puedo”.

El “poder” conseguir las cosas, solo se hace posible a través de nuestro propio esfuerzo, de nuestro trabajo, valentía y ganas.

Esta semana queremos que te propongas un reto, un “no puedo” pero sencillo. Y que lo luches, te propongas que al final de la semana tienes que cumplirlo. Ponte un color del pelo que siempre te ha gustado y nunca te has atrevido, vete a trabajar con esa falda que te encanta y que no te atreves a llevar puesta, proponte ir tres veces en semana al gimnasio y lánzate a ello. Son retos fáciles que siempre han sido “no” y que vas a convertir esta semana en “sí”.

¡Rompe tus rutinas y alcanza tus metas! Sé feliz y sé tu misma.

 

Karina Rando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

CERRAR
Share This
karina-rando-karina

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.