¿Qué es una pareja tóxica?


Gritos, peleas, malas contestaciones, críticas, lloros, malas caras, palabras hirientes…¿Te suena? Si esto es tu día a día y hace tiempo que dejaste de disfrutar de estar con tu pareja, puede que estés inmersa en una relación tóxica.

Es algo difícil de explicar y muchas veces complicado de entender. ¿Cómo es posible querer a alguien y permanecer a su lado si te está haciendo daño?.

Para mí una pareja tóxica es cuando sus miembros se están criticando y destruyendo continuamente. Dejan de ser pareja para ser competidores, se convierten en luchadores, cuyo principal objetivo es quedar por encima de su compañero. Aunque esto implique hacerse daño. No hay intención de querer agradar al cónyuge, ayudarle, mirar por su bienestar. Nunca es suficiente lo que el uno hace por el otro, hay una continua competencia ante todo y para todo.

Si estás leyendo esto es porque no quieres que tu relación sea tóxica, o si ya lo es, porque quieres luchar por ella, cambiarla. ¿Porqué no empezar por sorprender a tu pareja? Hay que cambiar de raíz y este puede ser un buen comienzo para vuestra nueva vida juntos.

El principal problema con el que me enfrento en la mayoría de las ocasiones, es que la propia paciente no sabe que está viviendo una relación que le está haciendo daño.

Y tú, ¿Sabes lo síntomas de una relación tóxica?.

Síntomas de una pareja tóxica


Falta de libertad: casi sin darte cuenta tu libertad ha ido disminuyendo. Acuérdate, antes salías, entrabas, te ibas de compras, de cervezas, al cine y no había ningún problema. Ahora todo se ha complicado y necesitas una especie de permiso para hacer las cosas que antes realizabas. ¿Qué ha pasado? Piensa si realmente necesitas la aprobación de tu pareja para hacer las cosas que quieres.

pareja toxica

Ten cuidado porque esta falta de libertad también afecta a otras áreas de tu vida. ¿Has modificado tu manera de vestir? ¿tus decisiones de futuro? Son pequeños detalles, maneras de hablar, chantajes…que hacen que poco a poco vayan coartando tu libertad y al final te conviertes en alguien que no eres. ¡Analízate y piensas si has cambiado!

La Manipulación es un factor común en cualquier relación de pareja tóxica. El chantaje emocional suele ser muy utilizado para conseguir que la persona haga lo que uno quiere. Lejos de pensar que el manipulador está por encima de su pareja, ésta suele ser alguien con baja autoestima e inseguridad. Tiene tanto miedo a perder a su compañero que utiliza todo tipo de artimañas para controlar, vigilar y conseguir que su pareja haga lo que quiere. Llorar, enfadarse, hablar de malas maneras…¿te suena?. Si estos es tu día a día empieza a pensar si estás ya en una relación tóxica.

Es importante señalar y resaltar que no siempre es la mujer la personas que está siendo manipulada. Son numerosos los casos en los que la mujer es quien está coaccionando la libertad del hombre. Por lo tanto, para que quede claro, en las relaciones tóxicas no está predeterminado el rol de la persona por el género, es decir, la mujer víctima y el hombre el que la coacciona, sino que depende de la personalidad de ambas partes.

Alivio: Quizá uno de los síntomas más característicos de que estás viviendo una relación tóxica es que cuando estás sin tu pareja sientes alivio. Estás más tranquila y relajada. No tienes esa tensión de decir o hacer algo que no le vaya a gustar.

Falta de diálogo: a menudo la falta de comunicación es un factor importante y común en todas las parejas que tienen una relación tóxica. Es fundamental que puedas hablar con tu cónyuge sin ningún problema. Que tengas la libertad de poder expresar cómo te sientes, qué quieres y cuáles son tus inquietudes

Competitividad: como he comentado anteriormente se llega a un punto en que la pareja dejan de ser dos compañeros que quieren disfrutar de sus vidas juntos y se convierten en competidores. Hay una lucha continua por querer quedar por encima del otro. El día a día se transforma en un campo de batalla en el que sólo puede quedar un ganador.

Desvalorar: Se cae continuamente en restar valor a la pareja y desvalorarla. Comentarios y actitudes como “yo siempre soy mejor” o “no te estás enterando de lo que te estoy diciendo” son muy habituales cuando tu pareja no te está aportando nada bueno. En vez de hablar con cariño y respeto, el tono de voz y las palabras están llenas de superioridad.

· ¿Cómo salir de una relación tóxica? ·

Aunque te resulte raro las personas sueles tarda años en salir de una relación tóxica. ¿Por qué? El miedo suele ser uno de los principales motivos que impiden a la mujer salir de este tipo de relaciones perjudiciales. El miedo a las posibles represalias de su pareja, el miedo a desestabilizar a sus hijos, el miedo a la soledad…O simplemente no lo hacen porque están enamoradas de su cónyuge. Existen muchos casos donde una misma mujer tiene a lo largo de su vida diversas relaciones de pareja tóxicas. Si te ha pasado debes analizar porque siempre atraes a los mismos hombres.

“Para salir de una relación tóxica lo primero que tienes que hacer es ser consciente de que estás inmersa en una.”

Como todo en la vida, si no sabes que tienes un problema es difícil que lo resuelves. Así que plantéate si lo que te dice tu familia y amigos es verdad. Es mucha coincidencia que todo el mundo piense que el tipo de relación que tienes te hace daño.

Si llegados a este punto te acabas de dar cuenta de que quizá estás inmersa en una relación tóxica, ¡tranquila! No te dejes apabullar por el miedo.

Es normal que ahora mismo te de vértigo romper con todo. Aquí tienes una guía que te ayudará a saber manejarte en el tipo de relación que tienes. Debes intentar cambiarla y, si ves que es imposible, dejarla.  La soledad puede resultar muy dura, pero créeme, es peor el tener que seguir aguantando este tipo de vida que llevas. Para conseguir romper con esta situación es necesario que tomes las riendas de tu vida. Sí, olvídate de todo y todos y empieza a dedicarte tiempo a ti misma. Piensa, mímate, cuídate, reserva momentos del día para ti…lo primero que necesitas es conseguir estar bien, recuperar tu autoestima y el equilibrio. No dejes que las emociones tóxicas te limiten. Cuánto más serena estés, más fácil te resultará empezar una nueva vida y romper tu relación tóxica.

Secreto nº 1: Cómo poder hablar si vives con una pareja tóxica


Como he comentado anteriormente, es fundamental para el correcto funcionamiento de una relación, que exista una buena comunicación. Ésta tiene que ser positiva y constructiva. Hay ocasiones en los que te resulta muy difícil hablar con tu pareja, su posible reacción te genera miedo. Si eso ocurre escucha con atención. ¡Estás en una relación tóxica y tienes que salir de ella!

A la hora de comunicarte debes de tener en cuenta el tono de voz que empleas. A veces el mensaje no es negativo pero el tono de voz que se emplea es malo o molesto para el otro. Por eso, fíjate en la manera de hablar que tienes, ésta debe de ser amable.

“Nunca hay conformismo, siempre todo está mal. Debes cambiar el chip y lanzar un mensaje más positivo. Si quieres hacer alguna crítica, que sea constructiva.”

Otro aspecto importante para trabajar la psicología de las parejas tóxicas es preguntar. Nunca des por hecho que se ha comprendido el mensaje, puede que éste no se haya entendido bien y que tu pareja se lo haya tomado mal. Cuando finalices una conversación pregunta si quedan dudas antes de sacar tu propia conclusión. Así, antes de que te tomes a mal algún comentario de tu compañero, pregúntale qué es exactamente lo que quiso decir.

Secreto nº 2: Cómo ser escuchada en una relación tóxica


Uno de los problemas más comunes que veo cuando una mujer viene a la consulta es: “mi marido no me escucha”. A veces las conversaciones son monólogos, la otra persona no escucha. Las mujeres tendemos a dar demasiadas explicaciones y los hombres ponen, como yo digo, el “modo avión” y sólo escuchan el principio de la conversación y las 3 últimas palabras. Justo cuando ya te estas quejando de que él no te está escuchando.

Por esto recomiendo que los mensajes sean más concretos y directos. Poner unas pautas para generar una mejor comunicación. También puedes crear expectativas a la hora de hablar para suscitar interés: cambiando el tono de voz, de timbre, creando preguntas para ver si te sigue realmente, hacer pequeños comentarios sorprendentes para llamar la atención como alguna broma. Es importante que aprendas a comunicarte para que te escuche tu marido o pareja. El diálogo no es sólo fundamental con él sino con el resto de tu familia. A veces la relación tan mala que tienes con tu marido se extiende también al resto de la familia, generando un mal ambiente. Si este es tu caso realiza una sesión de constelaciones familiares para solucionar los problemas de familia que tengas. Si mejoras el ambiente, será más fácil trabajar en la relación con tu pareja.

A veces las mujeres vamos por delante o demasiado deprisa. Por esto es fundamental tener paciencia. Me encuentro muchos casos en los que la mujer contesta por su marido. Se ha hecho una pregunta y ellas contestan por él, sin dar tiempo a que lo hagan ellos. O puede pasar que no dan tiempo a que ellos contesten, van por delante de la situación. Deja espacio para que contesten. Esto lo puedes extrapolar también a otros campos. Así que empieza a trabajar tu paciencia para mejorar tu relación y evitar que se convierta en tóxica.

Secreto nº 3: Cómo hablar de todo con naturalidad en una relación tóxica


Es importante el establecer pactos. Me pasa mucho en la consulta, veo que las parejas se critican mucho, sobre todo en el ámbito de la familia, “si es mi familia y no la tuya”, “no critiques a mi madre”… comentarios que seguro más de una vez has tenido con tu compañero.

Cuando hay un tema en el que la conversación termina en discusión es muy importante poner límites que se han debido de establecer por las dos partes anteriormente. Por ejemplo, decidir no hablar de determinados temas que sabéis que siempre termináis discutiendo. ¿Cuántas discusiones de pareja hay por culpa del WhatsApp? La clave para poder hablar con naturalidad en una relación de pareja tóxica es establecer unos límites y tener claro cómo se tienen que poner. 

Otro punto sería hablar de todo incluso del sexo. Me encuentro en la consulta a muchas parejas que no hablan de sexo, ni de su intimidad, ni de su cariño. Esta es una parte muy importante en la relación. Es fundamental que podáis hablar de lo que a ti te gusta y de lo que le apetece a él. Llegad a acuerdos y compartir ese ámbito tan bonito que se genera cuando hay una buena relación. La sexualidad es una parte importante para ambos y tienes que saber comunicarla y expresarla.

Secreto nº 4: Cómo evitar las peleas en una relación tóxica


Lo primero que puedes leer en cualquier libro sobre psicología de pareja es que ninguno de sus miembros es ni papa, ni mama. Nadie está por encima. Por eso ninguno debe de decirlo al otro cómo tiene que comportarse o actuar. Esto es un error muy común cuando se está sufriendo una relación tóxica. Siempre hay alguien que está por encima y es quién va dirigiendo el rumbo de la relación sin contar para nada con el otro miembro. Al actuar así es muy difícil encontrar una posible solución a la falta de entendimiento que existe con tu cónyuge. Ponte en el lugar que te corresponde.

“Sé una acompañante en la vida de tu pareja. Recuerda que la idea es vivir juntos para tener una mayor felicidad. No le digas cómo se tiene que comportar, eso lo tiene que descubrir por sí solo.”

Sí, le puedes comunicar que hay aspectos que te sientan mal, pero no lo hagas de malas maneras, ni de forma crítica. La idea de expresar lo que te molesta y que intentéis encontrar una solución entre los dos. Pero ambos desde la misma posición, sin exigir nada, ni controlar a nadie.

Otro problema que también origina peleas en las parejas es la critica constante y la falta de respeto mutuo. Hay que respetar tanto a la persona como a su espacio. No criticar antes de tiempo y cuidar la manera en la que te diriges a tu marido. Esto es algo que he ido repitiendo mucho durante todo el artículo. Es fundamental para el buen funcionamiento de la pareja que os tengáis respeto el uno al otro. Cuando se cae usar palabras hirientes se está empezando a transformar en una relación tóxica.

· No tomar represalias ·

En la consulta me encuentro con mujeres que me dicen, “es que él me ha dicho esto. Ya verás, lo va a pagar.” “Como él me ha hecho esto, se va a enterar, ahora no le voy a hacer eso.” No, no hay que castigar, no debes tomar represalias. No estás en una competición. Si las tomas, no estás ejerciendo de pareja. Tienes que buscar un equilibrio que te permita comunicarte con él de una manera serena, para así poder explicarle qué te ha molestado. Decirle que eso no lo quieres en tu vida, ni lo toleras, pero desde el cariño y la asertividad. No hagas que tu relación de pareja sea complicada.

“No hay que castigar, no es una competición. Si realmente amas a la otra persona y a ti misma, dejarás de luchar para aprender a disfrutar de cada momento con tu pareja. ”

Para mí esta situación es como un partido de tenis, donde la pelota va pasando de una parte a otra y cada vez va pesando más. ¡Tienes que romper con esa rutina!. No esperes más. Si quieres salir de tu relación tóxica habla con tu pareja, exprésale lo que te molesta, lo que te hace daño o no te gusta. Pero recuerda siempre hacerlo con amor y buscando mejorar la situación, nunca castigarle. ¿Te has parado a pensar que si tu no se lo dices, el jamás se enterará de que lo que está haciendo te molesta?

Reto Karina Rando: Secreto nº 5 – Jugar es sano para crear una pareja feliz


Este secreto es quizá uno de los más importantes para trabajar en la psicología de parejas porque muchas veces te dejas llevar por la rutina y te abandonas a ti misma y a tu compañero. La relación que tienes debes de entenderla como una casa, la tienes que ir cuidando y limpiando, la desorganización te come. Es como un fuego que hay que echarle leña. Por tanto, uno de los retos y consejos que te propongo hoy para no tener una relación tóxica, es no dejarte comer por la rutina, hacer cosas diferentes y motivadoras.

Para romper la rutina te propongo que realices un cambio de rol durante un rato, jugar a intercambiaros los papeles.

“Cambiando los roles puedes ver qué está sintiendo tu pareja, qué está pasando en su vida diaria. Esto te ayuda a entender cómo reacciona y porqué.”

Todos tendemos a ver la vida a través de unas gafas y es importante que a veces, por un rato, te pongas las gafas del otro y veas las cosas desde otro prisma. De esta manera puedes saber porqué se comporta así y qué está sintiendo. Mediante este juego te va a entender parcialmente, cómo tú lo vives y cómo tú lo sientes. Pero recuerda que debes de ser tú quien tienes que expresar las cosas, tu manera de pensar y de sentir.

El segundo consejo de este reto es buscar momentos de cariño y caricias. No me estoy refiriendo a tener sexo, sino de daros mimos y jugar a quereros. De dar un masaje o recibirlo. Buscar algo dulce para determinados momentos. Si después de esto llega la sexualidad perfecto. No es un tema que tienes que evitar. Tienes que buscar la complicidad a través del cariño, de la sexualidad y de la parte más tierna que todos tenemos dentro. Hay que fortalecer las relaciones de pareja.

El reto realmente es romper la rutina, dejar aflorar esa parte más cariñosa, sacar tu lado más sensual y sexy, provocar el amor y cambiar el rol solo por un día. ¡Atrévete a ser divertida y destacar tu parte más sensual!

Si sigues estos consejos verás como tu relación de pareja va cambiando el rumbo y dejaréis atrás todos los aspectos negativos que tiene ser parte de una relación tóxica. Pero si intentándolo, ves que la cosa no mejoran, es mejor que tomes la decisión de separarte de tu pareja. Recuerda que tú eres lo más importante. Busca siempre tu bienestar.

¡Ser feliz sólo depende de ti!

Karina Rando

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.

Share This