¿Cómo se puede mejorar la digestión después de las Comilonas de Navidad?

 

Llega ese gran momento, llegan las fiestas navideñas. Siempre con mucha ilusión, pero es verdad que, en muchas ocasiones, se convierten en unas fechas interminables.

Es la oportunidad de reunirnos con familia y amigos para disfrutar un momento alrededor de una mesa, sin embargo, tu cuerpo se asusta solo de pensar lo que va a venir: montones y montones de comida, donde todos nosotros, tan solo de verla expuesta, ya quedamos satisfechos.

Hace unos días me paso un caso curioso. Os cuento. Una amiga me comentaba que cada año elabora unos canelones para toda la familia, los cuales le lleva muchísimo tiempo cocinar, pero lo hace con amor y mucho cariño. Lo lleva realizando hacia muchos años, pero esta vez quería cambiar el menú porque ella estaba en una dieta severa y no le venía bien cocinar los canelones. Con mucha pena, se lo comunicó a la familia. Grata fue la sorpresa cuando la familia se alegró enormemente de no tener que comerse los canelones un año más y de que fueran a hacer una comida más ligera y más saludable que otros años.

Lo que mi amiga aprendió es que cambiar de hábitos en muchas ocasiones hace que las personas de tu alrededor se sientan mejor y quieran compartir junto a ti experiencias nuevas.

Estoy segura de que muchas de las mujeres que leéis estas palabras os sentís identificadas con esta anécdota, por lo que os animo a todas y a cada una de vosotras a que hagáis lo mismo. ¡Sorprended estas navidades con comidas nuevas!

Tenemos que ser fuertes y pensar realmente en valorar lo que nos gusta y lo que necesita nuestro cuerpo. Tenemos que saber disfrutar de ambas cosas: comida y salud, sin dañar nuestro estómago.

Es muy importante prevenir esos problemas digestivos y desarreglos por comer alimentos de los cuales no estamos acostumbrados: diferentes salsas, diferentes cocciones, el abuso de los dulces y de los turrones, las bebidas… y todo lo que conlleva las comidas de Navidad. Si somos conscientes de que llega estas fiestas, ayudemos a nuestro cuerpo a pasarlo lo mejor posible. 

Mi recomendación es que una semana antes de que comiencen estas grandes comilonas, se empiece a prevenir y a fortalecer el estómago tomando una infusión de anís, regaliz y cola de caballo. Esto ayudará a fortalecer el aparato digestivo y a la eliminación de las sobrecargas digestivas causadas por las fuertes comidas.

Una infusión diaria antes de la comida o la cena ayudará a que todos los abusos del mes sean más ligeros y llevaderos y a mejorar la digestión con hierbas digestivas. ¡Pruébalo!

 

Karina Rando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

CERRAR
Share This
karina-rando-karina

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.