Todos en la vida nos damos cuenta de que hay algo que no funciona. Normalmente intentamos disfrazarlo con culpas ajenas, con la ilusión de esperar que los demás cambien, y tan solo algunos se oponen a mantener ese estado que tanto los desgasta y entristece, dándose cuenta de que ha llegado el momento: ¡el gran momento del cambio!  

 

Pero la pregunta es, ¿realmente estamos preparados para un cambio?

Muchas veces consideramos que hacemos ese cambio cuando aislamos determinados pensamientos, dejamos de frecuentar aquel sitio que tanto nos molesta, pero en realidad seguimos con la misma sensación de siempre y entra la duda de ¿he realizado un cambio emocional o he realizado un cambio mental?

Realmente un cambio es tomar conciencia de ese estado, unido a un proceso de comprensión, y el más importante, a un proceso de manifestarlo fuera de nosotros, en todo nuestro entorno. Cuando mente y corazón se hacen uno, realmente el CAMBIO se manifiesta.

 

Entonces, ¿Qué es un CAMBIO?

Un cambio es prepararte para reaccionar de una manera diferente a la anterior, siendo consciente y asimilando todos los impulsos, todas las señales de tu entorno.

 

Y, ¿cuándo es el momento de cambiar?

Muchas veces nos viene gente a la consulta  porque no está conforme con su vida y espera que le solucionemos sus problemas, pero realmente esta es una postura que demuestra que no estamos preparados para realizar un cambio.

Ser consciente de nuestra situación, ser consciente del límite que realmente sentimos y que ya no se sostiene y que nos desborda en exceso, es estar realmente preparado. Decir “estoy DISPUESTO a tomar decisiones y ser consciente de todo los orígenes de mis conflictos” es el argumento que demuestra que es el momento del CAMBIO Es más, inconscientemente ese cambio ya se ha iniciado en nuestro interior y, a través de una buena guía y de un buen tratamiento, daremos orden y organización a nuestras emociones y eso creará un efecto dentro de nosotros, fuera de nosotros y alrededor de nosotros: el cambio.

Cuando realmente se activa ese cambio es imparable su efecto, pero sí que tenemos que ser conscientes de que nosotros mismos decidimos DÓNDE, CUÁNDO Y HASTA DÓNDE QUEREMOS LLEGAR.

El cambio dará un efecto de tranquilidad, de alegría y de ilusión porque estaremos descubriendo nuestra resonancia con nosotros mismos, y todo aquello que creaba un obstáculo se irá reacomodando para dar forma a lo que realmente necesitamos en nuestras vidas.

 

¿Qué tipos de cambios hay?

Nosotros, en Karina Rando trabajamos con tratamientos que ayudan al cambio en tres niveles:

  1. Cambios leves: Son tratamientos especializados en aclarar ideas y fortalecer la autoestima, además de mejorar y equilibrar el nivel emocional.
  1. Cambios intensos: Son tratamientos centrados en mejorar y resolver problemas graves como adicciones y enfermedades.
  1. Cambios evolutivos: Son tratamientos de desarrollo y evolución personal enfocados para aquellas personas que buscan dar un paso más en su crecimiento interior.

Después de conocer el mundo de los cambios más en profundidad, tenemos que hacerte la siguiente pregunta: ¿NECESITAS UN CAMBIO EN TU VIDA? Si es así, no dudes en visitarnos. ¡Te esperamos en Karina Rando!

 

Karina Rando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

CERRAR
Share This
karina-rando-karina

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.