¿Tienes la sensación de que nadie te entiende?


A veces sientes que la gente de tu entorno no te comprende, que no eres capaz de expresar correctamente lo que quieres y que los demás no aciertan a entender lo que quieres decir. Parece que estás en otra frecuencia y no consigues conectar con el mundo. Y ¡eso que hablas en el mismo idioma!

 

¿Sabes qué te está pasando?

 

Tu principal problema es la falta de comunicación. Algo tan sencillo como querer transmitir un concepto, idea o sensación a tu interlocutor te resulta ahora mismo muy difícil. Pero tranquila, te voy a dar tres consejos con los que mejorarás tus habilidades comunicativas.

 

Cómo solucionar tu problema de comunicación.


 

  1. Crea silencio en tu mente: ¿cuánto tiempo hace que no desconectas de ti misma? Sí, me refiero a activar el modo “apagado” y evitar que cualquier tipo de pensamientos acuda a tu mente.

 Muchas veces cuando estás hablando con alguien no lo estás escuchando   realmente. Estás muy ocupada generando pensamientos sobre esa persona, lo que hiciste ayer o lo que necesitas comprar luego en el supermercado. No prestas atención al mensaje que tu interlocutor está intentando decirte. Lo haces de manera automática y casi sin que te des cuenta te ves inmersa en una línea de pensamientos que poco o nada tiene que ver con el tema que se está tratando en la conversación. Cuando decides “aterrizar” nuevamente a la conversación, ¡sorpresa! Estás perdida y no sabes sobre qué se está hablando.

Cuando empieces a notar que te invaden tus propios pensamientos y te estás alejando de la conversación, es el momento de pararte y generar silencio en tu mente. Interrumpe de manera brusca tus pensamientos y céntrate en lo que la otra persona quiere decirte. Así evitarás distracciones y mejorarás notablemente tu comunicación.

  1. Observa cómo hablan los demás y su lenguaje: como bien sabes la comunicación no se reduce sólo a las palabras. Una parte importante también es el lenguaje no verbal. Presta atención a lo que los demás te están diciendo con su cuerpo. Utiliza ese mismo lenguaje para hablar con la otra persona y así te resultará más fácil poder comunicarte y expresar aquello que quieres. 
  1. Pon atención al tono de voz que utilizas: No puedes dirigirte de la misma manera, ni con las mismas palabras, ni con el mismo tono de voz a un adulto que a un niño. Debes de adecuar tu manera de comunicarte a tu interlocutor para que exista una buena comunicación. ¿Le hablas igual a una persona que está como ausente que a otra que está muy activa en la conversación?

Es el momento de que empieces a presta atención tanto al tono de voz, como al tipo de léxico que utilizas. Elígelo según sea tu interlocutor. De esta manera te resultará más fácil entrar en sintonía con él y la comunicación fluirá.

Con estos fáciles consejos vas a solucionar los problemas de comunicación que tienes. Como has podido comprobar simplemente consiste en estar presente en el momento actual, silenciando cualquier otro tipo de pensamientos y adecuando tanto tu lenguaje verbal como no verbal a tu interlocutor.

¡Empieza hoy mismo a mejorar tu comunicación con los demás!

¡Ser feliz sólo depende de ti!

 

Karina Rando

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.