Tuve una adicción que me atrapó

Hoy estoy delante del espejo y veo mi cara pálida y demacrada, mis ojos hundidos y tristes y mis manos temblorosas, me duele todo el cuerpo, no puedo recordar que hice ayer. Me siento atrapado y aunque por momentos me olvide y cierre los ojos y no me mire, ni me escuche, ni me vea como quedo sucumbido a mi adicción, ahora el que hay reflejado en el espejo si soy yo.

 

 

¿Cuándo me atrapó mi adicción y porqué?

Debo ser sincero conmigo mismo por una vez y averiguar qué camino elegí, dónde me tropecé, qué hice mal para llegar a olvidarme de que soy una persona.

Diariamente me pongo una máscara y consumo para esconderme y despistar a mi pensamiento, consiguiendo con ello un falso valor que me permite seguir adelante con mi día.

¿Fue para huir de algún recuerdo de mi infancia o de mi adolescencia? ¿Tuve algún fracaso? ¿Una situación traumática tal vez? ¿O quizá me falte seguridad para enfrentarme a mi realidad que no me hace feliz?

La sociedad me mira, me juzga, mi esposa se avergüenza, mi jefe me reprocha mi ineptitud, mis hijos se alejan, mi amigos me hacen el vacío, tengo disputas con el vecino o incluso con mis padres ancianos. ¿Es posible coger fuerzas y solucionar esta situación? ¿Permitiré que, por huir, todo lo conseguido en mi vida se aleje?

Me siento como en un callejón sin salida, he perdido mi identidad, mi dignidad como persona, me he vuelto vanidoso, quiero escaparme de aquí, mi cuerpo ya ha creado una tolerancia y la dosis que necesito para llegar a mi estado aumenta y con ello aumentan mis conflictos.

En momentos mi personalidad cambia, a veces siento ira, odio… hacia las personas que quiero. O miedo, culpabilidad, soledad, angustia,… por momentos, euforia. Me siento invencible o derrotado en cuestión de segundos, las reacciones que el consumo me provocan son impulsivas y ya no las puedo controlar.

Cuando pienso en el hombre que me he convertido, y todo lo que estoy destruyendo a mi alrededor, me siento indefenso y mi instinto de supervivencia me hace volver a ahogar mis emociones y angustia consumiendo. Vivo en una constante discordia conmigo mismo. Si reconozco que mi adicción puede más que mi libertad… creo que es valentía… La esperanza es lo último que se pierde…. y mi coraje puede que aún este ahí…

Deseo comprender el motivo del porqué mi persona a llegado a esta situación. Necesito sentir alivio, bienestar y no causar más daño a mi familia, disfrutar con mi trabajo… Sonreír cuando me vuelva a mirar al espejo y respirar libertad.

Si consigo salir de esto, recuperaré todo lo perdido por el camino. Debí de colocarme delante del espejo y mirarme cara a cara hace mucho tiempo atrás….

 

Soy valioso y me debo una oportunidad.
Si yo mejoro, mi entorno mejorará… buscaré ayuda.

 

 

Comentarios de Carlos Castro Regadera:

Si te sientes identificado en algún punto y deseas hacer un cambio en tu vida, en mis terapias encontrarás lo que buscas: TU TRANSFORMACION CONSCIENTE.

RECUERDA: “NO HAY NADA IMPOSIBLE SINO GENTE NO CAPAZ”.

Doy mi más entero agradecimiento a esta persona por su escrito, ya que logro salir de las garras de la adicción, desde el aprendizaje que ello conlleva.

¡SER FELIZ DEPENDE DE TI!

 

Carlos Castro

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Karina Rando

CERRAR
Share This
karina-rando-karina

¿Te ha gustado este artículo?¿Quieres recibir más artículos como este?

Apúntate y recibe semanalmente un email con mis consejos gratuitos para vivir el cambio que tanto necesitas.

¡Muchas gracias! Para finalizar, sólo tienes que hacer clic en el botón del email que te acabamos de enviar.